Seguridad para Todos

Menú Principal
8 de enero de 2019

Programa Apoyo a Víctimas (PAV) logra éxitos en tribunales

Importantes éxitos judiciales logró el Programa Apoyo a Víctimas de la Subsecretaría de Prevención del Delito. La entidad, a través de sus profesionales, participó en la defensa de dos casos de crímenes violentos, resultando todos sus implicados condenados a penas que rondan los 20 años de cárcel, lo que demostró la calidad de funcionarios que se desempeñan en la institución.

Uno de los casos se registró en Antofagasta tras el asesinato del joven colombiano, Camilo Parra, por parte de cuatro compatriotas. Según los hechos, el día 21 de junio de 2017, luego de una riña entre los sujetos, estos comenzaron a golpear y apuñalar a la víctima hasta ocasionarle la muerte.

Los autores del crimen, Andrés Palacios Perlaza, Javier Antonio Romero Márquez, Eluiser Henao Ríos y Anderson Gaviria Arango mutilaron el cuerpo para esparcir los restos en dos sectores del borde costero de Antofagasta.

Tras un largo periodo de investigación y gracias al trabajo de los abogados del PAV, la Corte Suprema rechazó los recursos de nulidad deducidos por las defensas y confirmó la sentencia del Tribunal Oral Penal de Antofagasta, que condenó a penas efectivas de presidio perpetuo a Julio Andrés Palacios Perlaza a la pena de presidio perpetuo simple; a Javier Antonio Romero Márquez y Eulecier de Jesús Henao Ríos a 20 años de presidio, y a Anderson Gaviria Arango a 18 años de presidio por el asesinato de Camilo Parra.

El segundo caso ocurrió en Pichilemu, Región de O´Higgins, tras el asesinato de José Llanca a manos de su hijo Claudio Llanca. Los antecedentes señalan que el autor del crimen habría sostenido una discusión por dinero con la víctima, que lo llevó a dar muerte a su padre.

Tras dos años de investigación, la Corte Suprema rechazó recurso de nulidad y confirmó la sentencia por parte del Tribunal Oral en lo Penal de Santa Cruz, que condenó a Claudio Andrés Llanca Cabrera a la pena efectiva de 18 años de presidio, en calidad de autor del delito consumado de parricidio.