Seguridad para Todos

Menú Principal
11 de octubre de 2018

PAV participa en estudio sobre las necesidades de las víctimas en el proceso penal

“Me hubiesen informado. Me dijeron que no habían conseguido testigos. Si yo los tenía, que los presentara (…) Mi hijo no tuvo justicia, porque soy pobre”. Este es el relato de la madre de una víctima de homicidio y su experiencia en el proceso penal.

El testimonio es parte de las 32 entrevistas a víctimas adultas de delitos violentos realizadas por investigadores del proyecto Fondecyt llamado “El rol de las necesidades de Justicia en el proceso de superación y reparación del daño de víctimas de delitos violentos en Santiago de Chile”. Las declaraciones forman parte del análisis cualitativo de la primera parte del estudio, cuyos resultados fueron expuestos a profesionales del Programa Apoyo a Víctimas y a coordinadores de los Centros de la Región Metropolitana por el equipo investigador.

“Este estudio quiere responder qué es lo que significa, para una víctima, que un proceso penal sea justo y cómo dicho proceso puede tener una influencia en su proceso de superación”, dice la investigadora responsable, Daniela Bolívar, quien es Doctora en Ciencias Criminológicas de la Universidad de Lovaina en Bélgica.

Asimismo, Bolívar explica que el estudio busca demostrar que el logro de una condena judicial no asegura que las víctimas superen totalmente su experiencia. “Tiene que ver con la necesidad de generar un llamado, una solicitud de las víctimas a tener mayor involucramiento del proceso, de ser más escuchadas, pero también un procedimiento que permita que el ofensor genere una responsabilización mayor”, señala.

El estudio también pretende ser un aporte a la política pública. “Cuando se piense en reformas legales, se piense desde una evidencia mucho más fundamentada”, agrega Bolívar.

Patrocinio del Programa Apoyo a Víctimas

Los Centros de Apoyo a Víctimas de Providencia, Puente Alto, Pudahuel y La Cisterna  ayudaron a identificar los casos para las entrevistas correspondientes a la primera etapa del estudio.

El Coordinador de la Unidad de Análisis y Estudios del Programa Apoyo a Víctimas y contraparte técnica del proyecto en el Programa, Felipe Mallea, cuenta que el equipo de investigación solicitó casos cerrados de los mismos tipos de delitos que trabaja el Programa. Los equipos de los Centros se contactaron con los usuarios, les explicaron el estudio y les preguntaron si daban su consentimiento para ser contactados por el equipo investigador. Tomando así, entre otras consideraciones, resguardos éticos imprescindibles en este tipo de investigaciones.

Mallea apunta que el estudio genera un conocimiento a partir del trabajo que realizan los profesionales del PAV. “Lo que pasa con las víctimas en el sistema penal es inseparable de lo que hacemos en términos de proceso de reparación de las consecuencias negativas del delito, no pueden ir separados. Este estudio nos reafirmaría este convencimiento”, señala.

Finalmente, la investigadora del proyecto Fondecyt, Daniela Bolívar, agradece la participación de los Centros y afirma que “Chile es un país privilegiado en el continente por el desarrollo del Programa Apoyo a Víctimas. Tenemos una cantidad de servicios que otros países de Latinoamérica no tienen”, concluye.

En 2018 comienza la segunda etapa del proyecto que contempla un análisis cuantitativo, con una muestra de 350 usuarios de los CAVD de toda la Región Metropolitana, enfocado a personas con procesos judiciales en curso.