Seguridad para Todos

Menú Principal
27 de agosto de 2019

PAV hace positivo balance de cinco años de Ley Emilia

A solo semanas de que comiencen las celebraciones de Fiestas Patrias, época en que siempre se registra un alza en la cantidad de siniestros viales, la Fundación Emilia realizó un balance de la implementación de la Ley Emilia, al cumplirse cinco años desde su promulgación en septiembre de 2014, demostrando la efectividad de este cuerpo legal.

En 2011, cuando la ONU proclamó el Decenio de Acción por la Seguridad Vial, se registró un total de 348 víctimas fatales por conducción bajo estado de ebriedad en nuestro país. En tanto, en 2018 se registraron 149 fallecidos, representando una baja de un 57%.

En la oportunidad, la jefa Nacional del Programa Apoyo a Víctimas de la Subsecretaría de Prevención del Delito, Paulina Rodríguez, hizo un llamado a seguir alerta para evitar estos delitos. “Es una muy buena noticia la disminución de víctimas desde que existe esta ley, pero sigue habiendo. Tolerancia cero a los conductores que pretendan conducir en estado de ebriedad o bajo la influencia del alcohol, porque sabemos cuáles son los resultados”, enfatizó.

A su vez, Rodríguez dijo que el Programa y la Fundación tienen un convenio de colaboración que permite entregar ayuda legal y psicosocial a las víctimas de accidentes vinculadas con victimarios en estado de ebriedad. “Estas instancias pueden ser muy agotadoras, sobre todo para personas que han pasado por experiencias traumáticas y dolorosas. Nosotros atendemos a las víctimas directas e indirectas de los delitos contemplados en la Ley de Tránsito y ofrecemos atención especializada, oportuna y gratuita”, agregó.

A su vez, Carolina Figueroa, presidenta de la fundación, aseguró que existe un cambio cultural en una parte importante de la población y esa modificación de conducta se debe reforzar permanentemente para que se mantenga en el tiempo. “Es por esta razón que desde Fundación Emilia realizamos campañas de sensibilización y educación continua (no solo sobre consumo de alcohol o drogas), las que se suman a la labor educativa y de atención a víctimas. Eso, complementado con una política pública robusta, hacen que los resultados siempre puedan ser mejores”, indicó.