Seguridad para Todos

Menú Principal
6 de octubre de 2020

Apoyo legal y psicológico a las víctimas del “acosador” de La Serena y Coquimbo

Nuevamente fue detenido el “acosador de El Milagro” por ser el presunto autor de abusos sexuales por sorpresa contra dos mujeres en plena vía pública en el sector de Peñuelas en Coquimbo. Hace cuatro meses, el acusado fue condenado a tres años de libertad vigilada por los mismos delitos cometidos en el sector El Milagro de La Serena, donde recibió su apodo.

“Quedó en prisión preventiva porque era reincidente. También, por las circunstancias de comisión del delito, basados en el relato de las víctimas. Y además, por haber incumplido la condena de libertad vigilada. Por estas tres razones él quedó en prisión preventiva”, confirmó María José Duarte, abogada del Centro de Apoyo a Víctimas de Coquimbo y representante legal de las últimas víctimas.

En 2019, el “acosador de El Milagro” se hizo conocido en las redes sociales y en la prensa local. Alrededor de 10 mujeres del sector oriente de La Serena denunciaron de manera formal e informal el actuar de este hombre a plena luz del día: las abordaba por la espalda, tocaba sus partes íntimas y huía rápidamente del lugar en un auto rojo.

Desde el primer momento, el Centro de Apoyo a Víctimas de La Serena se contactó con las afectadas para brindarles apoyo integral. Tres de ellas accedieron a recibir apoyo psicológico y legal. “Asumimos la representación de las víctimas, es decir, tuvimos acceso a la carpeta investigativa, solicitamos diligencias de la investigación. En general, tuvimos participación en todo el proceso penal”, explicó Natalia Tapia, abogada del CAVD.
Según Natalia, el proceso terminó en mayo de 2020 en un procedimiento abreviado, donde “el imputado fue condenado por el abuso sexual impropio, respecto de su sobrina, y fue condenado por el abuso sexual por sorpresa de carácter reiterado. Sin embargo, como el condenado tenía irreprochable conducta anterior, al cumplirse los requisitos legales, el tribunal le concedió la pensa sustitutiva de libertad vigilada intensiva”.

Fabiola, una de las víctimas que se atendió en el CAVD de La Serena, aseguró que mantiene contacto con la abogada y el psicólogo, Enrique Andrades, quienes han sido fundamentales en su proceso de reparación. “Me acogieron súper bien en el Programa. El trabajo de intervención que realizó Enrique me sirvió bastante para poder retomar la confianza que había perdido en un momento, la seguridad de poder salir sola”, reveló. De hecho, añadió, “el psicólogo se comunicó de nuevo conmigo tras los nuevos hechos del acosador en Coquimbo”.

Respecto a su relación con la abogada, Fabiola cuenta que la comunicación fue fluida en todo el proceso judicial. “Mi experiencia con Natalia fue súper buena. Ella me llamaba constantemente para informarme de cada etapa. Si no fuese por ella, yo hubiese estado perdida. Se la jugó completamente con nosotras como víctimas. Muy empática con nuestra situación”, aseguró.

Nuevos casos en Coquimbo

Cuatro meses después, las redes sociales alertaron de nuevos ataques en el sector de Peñuelas en Coquimbo. Una de las víctimas publicó en Facebook un video de las cámaras de seguridad de una casa que se transformó en viral. “No dudé en que fuera este sujeto, en absoluto. Da rabia y te cuestionas por qué muchas mujeres cuando son abusadas sexualmente o violadas no quieren hablar, porque es un proceso bastante largo. Si bien yo tuve el apoyo por parte del Programa Apoyo a Víctimas, no sentí el apoyo en el ámbito judicial”, señaló Fabiola, quien compartió la publicación con su abogada. Natalia se contactó con las dos nuevas víctimas para brindarles apoyo psicológico, social y jurídico. No obstante, como el evento ocurrió en otra comuna, las afectadas fueron ingresadas al CAVD de Coquimbo.

“Brindamos atención psicológica y las representamos jurídicamente, para acompañarlas en todas las instancias judiciales y anexas”, indicó María José Duarte, abogada del CAVD de Coquimbo.

Tras la formalización, el Juzgado de Garantía de Coquimbo determinó prisión preventiva para el sujeto, por ser considerado un peligro para la seguridad de la sociedad, y un plazo de 75 días de investigación.